viernes, 14 de enero de 2011

F.C.H. cap.18 -estando en las ultimas-




Increible, el se sentia increiblemente estupido. Habia luchado como tigre enjaulado por esa imformacion, por saber como, cuando y donde se encontraba Charlot, y ahora, que ya sabia que se habitaba en un hotel y que estaba solo y unicamente de paso por la ciudad no se atrevia a entrar por esa puerta giratoria, subir por el elevador y tocar la puerta. Habia estado en el estacionamiento desde hace dos horas, y hace una que el gran tio bastardo se habia ido. Todo estaba perfecto, era su maldita oportunidad, la que tanto habia buscado, pero es que aun asi le parecia tan peligroso darle la cara. Por que... que pasaria si le rechazaba?! que haria el si Charlot le dijera que ya no lo queria, que querria hacer el en ese momento?! De alguna manera era mas facil saber que se encontraba a salvo a entrar y pedirle disculpas por haberla abondonado de esa manera y es que un no por parte de su chica le doleria tanto!! Sabia que ella se merecia saber que el la amaba y que la necesitaba tanto como al mismisimo sol, pero a el realmente le doleria perder esa oportunidad de estar con ella, y escuchar y rechazo por su parte.
Joder, aun que estaba dentro del auto de lujo con el clima a maxima potencia sentia que todo el aire que respiraba se convertia en una lija pasando por su garganta. Se concentro en respirar, inhalar y exalar, inhalar y exalar. Una vez que pudo controlar al menos su respiracion bajo del auto. Lo unico que le hizo ceder a su miedo fue el mismo amor hacie ella. El creia con toda su alma que era necesario que su chica supiera cuanto la queria, y si su amor no era correspondido seria solo su culpa, y la aceptaria. Solo rogaba internamente por que su Charyl no le dijera que no lo amaba por que en esos casi cinco meses se habia encontrado a otro. Uf! tan solo el imaginarce a ella con otro tipo, besandolo, sonriendole o aun mas, teniendo intimidad le daban ganas de vomitar. Bratt se encontro de nuevo enviandole ordenes a su cuerpo de inhalar y exalar. Ya estaba en el elevador, sea como sea, iria por ella.
Llego a la habitacion 301. Bien, era ahora o nunca. Toco la puerta. El ya sabia que ella se encontraba alli, en la habitacion, pues hace media hora habia llamado y Charlot le habia respondido, solo un "si?" pero eso basto para que el se pusiera tan nervioso que se le resbalo el celular de las manos y cayo al piso. Cuando lo volvio a coger su chica ya habia colgado.
No hubo respuesta alguna. Lo intento de nuevo. Y lo unico que escucho gracias a su sistema auditivo tan desarrollado fue el rose de unas sabanas. Bien, era un hecho que ella estaba alli, pero no queria abrir. Empezo a sudar frio de nuevo. Que tal si Charlot sabia que era el y no le queria abrir por que lo odiaba y no lo queria ver?! Su mente volaba como un ave de rapina. Latido y medio de corazon entro en razon y se dio cuenta que eso seria imposible. Ella no podria saber que el estaba alli, asi es que lo mas segura es que tal vez su tio le prohibio que abriera la puerta, pero, por que haria algo asi es imbecil? Bien, ya estaba hasta mojado de la camisa por las gotas gordas de sudor frio. Y es que tenia un tan mal presentimiento! era como si una parte de su insitnto, una muy logica pero cerrada le dijera que algo andaba mal. Que algo escondian... quien? o que? no sabia, solo sentia una especia de vibra rara, o seria eso un olor? No, un olor a peligro? ni que estuviera con los suyos. Volvio a eso de las respiraciones y se encamino a conseguir la llave.
Solo necesito ocho minutos para conquistar a la ama de llaves y regresar con ellas en la mano a la habitacion de su chica. Con manos temblorosas la incerto, espero al foquito verde y tiro de la puerta. La habitacion era amplia, limpia y ordenada, no habia nada afuera, nada a la vista. Dio unos pasos mas y se encontro con una respiracion espesa escondida bajo las mantas de una cama matrimonial. Era ella. Ese cabello rubio platino lo reconoceria aun que tuviera cinco siglos de vida.


-Char... Charlot?- Ella temblaba y algo olia raro. Dios, olia a sangre! La chica se puso como piedra cuando escucho su voz. Lentamente giro su cuerpo y se encontro con el de el. Ella con las gruesas sabanas color crema tapandole hasta el cuello y el con la camisa humeda y respiracion rapida.

-mi vida...-el dio unos pasos hacia la cama, lentamente.
-no! vete! no puedes... que haces aqui?!- Bratt vio su decepcion y terror en los ojos de ella. Charlot se veia tan... mal, totalmente demacrada. Aun no tenia los 18 y no es que se viera mayor que eso, si no que parecia tan cansada, tan debil, y tan fragil.
-yo vine... por...-
-es mejor que te vallas, Bratt-su voz le temblaba, y tenia la frente aperlada con el sudor.
-que es lo que ha pasado? que te ha hecho?!-
-eso no es asunto tuyo. Mejor vete- Eso jamas. Si -Bratt hubiera visto en los ojos de la chica esa fuerza en sus dulces ojos como en su voz se habria ido, pero su mirada se veia tan necesitada!! No importaba cuanto le gritara que se fuera, o hasta que no le queria, sus ojos no le mentian. Ella lo queria, tanto como el a ella.
-te amo, Charlot- El se acerco tanto que pudo sentir como sus bellitos se erizaban cuando saco su braso de la manta y extendia su mano hacia el. Ella re sonrio tristemente.
-Bratt. Yo... lo nuestro, se acabo... tu no puedes... no te convengo-
-que no me convienes?! eso jam...-
-vete, por favor-lo interrumpio. -si me quieres evitanos problemas y regresa a tu vida- salio una risita histerica de la garganta de el.
-es que tu eres mi vida entera, Charlot-
-yo... no me encuentro bien-No pues si. Eso era lo que mayormente se notaba.
-te llevare a un doctor, o lo que quieras! si quieres, escapemonos, no me importa! solo quiero estar con tigo, y que estes bien!-Dios mio. Seguro como el infierno que si no cedia en unos cinco minutos el se pondria de rodillas y le rogaria.
-Yo... no puedo-
-por que, por tu tio?! que hay con el!! yo te puedo dar todo lo que necesites, mi vida. Todo, no tendras que preocuparte por nada, si quieres, tengo dinero, tengo familia en otro lado, podemos ir y....- panico puro, desesperacion y temor era lo que habitaba en su voz.
-no Bratt, no es eso. Lo siento, pero tu no tienes lo que yo...- el la corto agarrandole con las dos manos la cara y besandola. Fue desesperado, fiero, de eso no cabia duda. Habia pasado tanto tiempo para el desde que la habia sentido. Segundos despues ella empezo a gemir, pero no del modo en que a el le hubiera gustado. Ella estaba gimiendo de dolor. Al instante se separo de ella.
-que pasa?! que sucede!!- Su cuerpo y sus hombros se arqueaban hacia el techo. Como si se estuviera convulcionando.
-vete, ahora. Ellos van a venir, solo vete- De alguna forma logro cartar eso, ya sus palabras entre pujidos y gemidos habian sido tan claras como las de un bebe.
-no-dije automaticamente. El no se iria, nunca mas. Un paar de sabanas cayeron al piso y Bratt con creciente asombro pudo ver la silueta de Charlot. Dios Santo. Sus manos recorrian su abultado vientre mientras se arqueaba. Ella estaba embarazada. No habian pasado ni dies segundos de eso cuando escucho pasos acercandoce.
-ellos... vienen. vete- se sorprendio al entender que ella tambien los habia captado, cosa que un oido humano no podria hacer. Bien, el era un principe y no tendria miedo ante unos humanos. Se paro enfrente de ella en posicion de ataque.
-no Bratt!! son muy fuertes!! no los podras detener... solo... corre!!- otro sonido desgarrador salio de la garganta de la chica. Bratt no sabia lo que deberia de hacer, ir con ella y ayudarla a tranquilizarce o esperar a los tipos y acabar con ellos para despues regresar con Charlot. Santo cielo, Charlor! es que no podia ser.... ella no podria tener los nueve meses, o si?! no, definitivamente no!!! pero... no habia otra solucion, simplemente no la habia.
-sere papa- susurro mientras escuchaba como abrian de una patada la puerta. Demonios, estos no eran humanos, ni en lo mas minimo. Eran hombres lobo, de los de verdad. Median unos dos metros, o tal vez mas, sus brasos tenian tanto pelo como tal vez la cabeza de el. Tenian orejas que seguro no podrian ser humanas, olian realmente diferente y aun que tenian pinta de humanos y para ojos normales pasarian como personas moustrosas daban una impresion de agrsividad gigante. Y eran tres.
Se preparo para el impacto. Dos de ellos se lanzaron contra Bratt dejandolo en el piso. Uno de ellos le propino tal golpe en la cabeza que crujio. El solo escucho el grito ahogado de Charlot y sus suplicas de que lo dejaran libre, aun asi, ella segui gimiendo. Bratt, con la mente ya medio acabada penso que Charlot se encontraba aun mas agonizante que el, asi que no habia excusa para la debilidad. De un brinco se puso de pie y los enfrento. De repente ya no oia gritos de su chica, solo vio que un cuerpo grande de lobo la cargaba y se la llevaba. Giro la mirada a sus dos contrincantes y se juro que no permitiria que lo alejaran de ella. Esta vez no. Asi que empezando con el entrenamiento de combate que hasta ahora el mismo hacia en su casa se puso a luchar. Nadie secuestrara a la futura reina Himalaya.


Lo primro que Charlot sintio cuando recobro el conociemiento fueron los brasos del hombre lobo que desde hace una semana estaba siendo algo parecido a su guardaespaldas, solo que el tipo no queria nada bueno para ella. Como aun no habia abierto los ojos lo siguiente que sintio fue el dolor tan inmenso en el vientre. Sentia que la estaban torturando, que realmente les estaban enterrando picos afilados en el estomago, piernas y pechos. Piernas, joder! lo siguiente fue recordar el sangrado, fue por fin que abrio los ojos y se dio cuenta de toda la sangre que manchaba su blanco bluson, tambien sentia entre sus piernas tanto fluhido que penso que si no paraba en una media hora estaria muerta por un sangrado. Se pregunto por segundos, mientras trataba de enfocar la vista, cuantos litros de sangre habia perdido hasta ahora? unos cinco, cuatro? tres seria muy poco. Volvio a abrir esta vez mas despacio los ojos para no marearce aun mas y se fijo de nuevo en el tipo, quien parecia no importarte la sangre en sus brasos y mucho menos el si la llevaba cargando lo suficientemente apretado para lastimarla. Su olfato desperto y le aviso algo que increiblemente sus ojos aun no habian notado. Estaban en medio de un bosque. Empezo a mover la cabeza, pero el hombre lobo le dedico un "quieta perra, o dejo que te mueras aqui mismo" y con eso, y la mirada aterradora del hombre no hizo ningun intento de salvarce. Tratando de deprimir el dolor que la estaba quemando y dejando cada vez mas debil se pregunto como fue que la habia sacado del hotel si la ultima vez que habia estado alli se habia puesto a gritar como loca por que los otros dos tipos estan peleando con....
-no!-
-te dije que te callaras- le amenazo el otro sin dejar de correr por el bosque. En ese momento, sabiendo lo que habia dejado atras le dieron ganas de morirce. Bratt!! por el amor de Dios!! que habia pasado con Bratt!!? esto... esto definitivamente era demaciado para ella. Se hubiera querido suicidar en ese instante si no hubiera sido por su bebe, quien apezar de que de alguna manera subliminal trataba de matar a su madre lastimandola de ese modo, ella le amaba. Amaba tanto al bebe que trato de aferrarce a ello para no soltar patadas y llamar aun mas la atencion y tratar de vengarce por la muy posible muerte de Bratt. Sintio como su corazon explotaba, como se cortaba en mil pedacitos y se desvanecian en el vacio de su pecho. Una cosa era estar lejos de el, pero saber que se encontraba bien y otra eran darlo por muerto. Y es que ella lo amaba tanto! no lo pudo odiar ni cuando ocurrio eso de la llamada, cuando hablo con la puta y novia de Bratt y le avento el paquete de "Bratt y yo aun somos novios, no te lo dijo?" ni siquiera cuando se entero de que en cierto modo Bratt la engano y mas que probable la utilizo lo pudo odiar. Y ahora, gracias a ella, el habia tenido que luchar con hombres lobo que posiblemente eran unas dies veces mas fuertes que el. Se sentia tan mal que dejo perder de nuevo el conocimiento. Lo ultimo que supo era que el tipo aun seguia corriendo por el bosque, y tuvo el presentimiento de que cuando parara, alli se encontraria con su destino final, la muerte.


No supo cuanto tiempo paso, o como fue que ocurrio, pero la probablemente ultima vez que desperto de esa nebulosa que cubria su mente fue causada por dos cosas. Una fue por la senzacion de agua helada que estaba alrededor de ella y la otra fue por las ganas tan fuertes que tenia de pujar. Dios, estaba en parto en medio de un lago y no solo era eso, si no que habian unos tipos con batas negran arrodillados a unos metros a lado de ella formando un circulo. Ella grito tanto que sintio como amartillaban su garganta con clavos al rojo vivo, pero aun asi, sentia al bebe dentro de ella. Se sentia hirviendo, como si estuviera en llamas, solo sabia que debia de sacar al bebe ahora si no queria morir, pero su instinto le decia que su hijo estaria mil veces mas seguro en su vientre que afuera. Siguio pujando tan fuerte como pudo, pero simplemente no pasaba nada, y los hombres lobo que parecian monjes y que se encontraban orando en voz baja cosas que ella no entendia no le ayudaban, si no que solo sostenian una vela cada uno en sus manos. Se dio cuenta que estaba desnuda y que estaba haciendose de noche y sobre todo, que el tiempo se le estaba acabando. Se sentia tan debil y le dolia tanto! Volvio a gritar y estaba vez sintio como el bebe se abria paso para salir. Mierda, solo una vez mas y ya estaria completamente afuera. Tenia ganas de gritar que le ayudaran, que ella no lo lograria sola, que su bebe moriria si alguien no venia y le decia lo que tenia que hacer, ya no sentia fuerza, en ningun musculo de su cuerpo. Y es que esos malditos no paraban de orar!! se sentia desesperada, su hermoso bebe moriria ahogado en el lago si no venia alguien a recatarlo. Ya no le importaba su vida, si moria de dolor, no le importaba! solo queria que su bebe estuviera sano. Cada vez se cernia mas la noche, y cada segundo que pasaba sentia como el relog de arena llegaba a su fin, y unos segundos antes de que la luna llena se pusiera y que todas sus fuerzas se fueran al vacio pujó. No supo si lo logro, lamentablemente no lo supo, nunca se entero realmente si consiguio que el bebe saliera de su debil fortaleza y llegase a la luz. Solo recordaba el dolor infernal entre su entre pierna de lo que parecio un parto, el sentir al bebe entre la muerta y la vida dependiendo de ella, el coro de las voces que cada vez cantaban mas alto y que aun asi se encontraba a la orilla del lago dejandola a ella sola y enmedio del agua helado. Penso en Bratt, en su bebe y en su ultimo pujido y se dejo llevar, dejo que se undiera en el lago, inconciente, hasta el punto de estar muerta por no poder respirar.




Bratt, quien estaba herido y que posiblemente tenia el braso y una costilla rota siguio el olor de su mujer hasta toparce con un bosque descuidado y decierto. Habia arboles gigantes enredados entre si. Esto bien podria ser un laberinto. Lo bueno es que aun tenia el aroma de su chica bien grabado en su mente, y su instinto le decia que iva en buena direccion. Siguio corriendo.
Penso en el buen tiempo que le habia ocupado deshacerce de esos dos malditos, y despues el tener que desaparecer sus cuerpos sin ser vistos en el hotel, y eso fue realmente dificil tomando en cuenta su estado. Estaba golpeado y sangrando, pero aun asi su cabeza le dio para pensar en un hechizo que tan solo le hiciera las cosas un poquito mas facilez. Asi que unas tres horas despue se encontraba aqui, en medio de la noche, en un bosque sin rastro de muchos animales buscando a su novia secuestrada y a punto de dar a luz. El recordar la idea del bebe le dio fuerzas para seguir corriendo, y mas rapido. Tenia bien en mente que era mas que probable el tener que luchar con otros tantos hombres lobo para recuperar a Charlot y siendo realistas, y no es que le diera igual, pero sentia un poco de indiferencia ante esa pelea, pues sabia que teniendo en mente a su Charyl y a su hijo podria vencer a muchos. Todo lo hacia movido e impulsado por amor, y creia que eso era suficiente.
Agua chocando ligeramente contra si le llego al oido. Un lago. Olfateo y saco la conclucion que despues del lago no habia ya mas rastro de ella. Joder, eso significaba que, o estaria en el lago o se la tendria que encontrar en el camino, cosa que hasta ahora no habia pasado. El corazon le empezo a martillear con dolor al darce cuenta de la magnitud de sus palabras...
Ahora, debido a un impulso aterrado corrio mucho mas rapido, no tan agil como antes, pues ya no queria evitar ruido ni ser cuidadoso por si tenia que planear alguna estrategia en caso de que la tuvieran como rehen. No, ahora corria con pisadas fuertes deceoso de saber que estaba viva.
Llego al lago y vio a una mujer desnuda con pelo rubio platinado undida en el agua. Sus rodillas cayeron al piso al darce cuenta que su cuerpo, ya no desprendia ningun aroma, ya no olia a vida, no olia a nada. Eso solo significaba que.... Dios, todo menos eso. Despues de un grito desgarrador salido de lo mas profundo de su pecho corrio hacia ella con piernas debiles. Entro al agua, la levanto como pudo y lloro sobre su cuello.

*****

Chicas, tal vez quedo muy largo... pero trate de detallarlo para que lo disfrutaran aun mas! que les parecio?! El domingo les subo el Epilogo. okey?! bueno, y que piensan, que ocurrira con esas dos personitas tan importantes para Bratt?!
besos a todas

2 comentarios:

  1. dios es mucha emosion lo senti tan
    real :(
    pobre de Bratt y Charlot...
    awwww esta esperando un bebe
    que lindo a pesar de todo de lo que
    estan pasando!!!
    espero el domingo el epilogo!!
    besos y cuidense!!

    ResponderEliminar
  2. omg me dejaste heladisima, donde esta la bebe ahora, donde demonios se la llevaron, como va a estar bien charlot ö, ,e E N C A N T O jajajajaja, espero con ansias y pena el epilogo

    besos. Sobre el concurso pues me alegra recibir un cap de una de mis seguidoras y de un lugar que quiero tanto como este, aprox son 2752 palabras minimo, puede ser en word, espero leerlo pronto

    Nos leemos ;)

    ResponderEliminar